Los cambios en casa que ha traído la pandemia




Nos hemos pasado meses hablando casi en exclusiva del coronavirus, de sus efectos, de sus consecuencias, y, ahora ya por fin, de la inmunización que traerá de vuelta la normalidad, la luz al final del túnel. No obstante, y sin necesidad de haber padecido la COVID-19, lo cierto es que la pandemia ha motivado cambios en la vida de casi todas las personas, unos cambios que perdurarán por muchos años. Y es que, el obligado confinamiento al que nos vimos sometidos a nivel internacional hace más de un año, motivó entre muchas otras cosas que buena parte de los mexicanos cayeran en la cuenta de que sus hogares no eran todo lo cómodos que deberían o que presentaban carencias o insuficiencias que debían ser solventadas. Tal es así, que la venta de colchones y sofás se disparó durante los primeros meses, al igual que la venta de mobiliario que tenía que ver con el amado y odiado a partes iguales, teletrabajo. Sin embargo, tras esos primeros meses, y con la relajación de las restricciones, era momento de solucionar las deficiencias estructurales, se inició por tanto la época de las reformas, haciendo que los profesionales del sector no dieran abasto a tanta demanda. En todo este año, las elevadas temperaturas y la proximidad del verano hicieron que la venta y demanda de piscinas se dispararan entre aquellos que disponían de jardín en sus viviendas, algo que, sin duda, tuvo que aliviar enormemente ese largo confinamiento. En cualquier caso, cabe comentar que la cocina ha sido la estancia más reformada durante la pandemia. Y es que, el mayor tiempo pasado en los hogares ha motivado un gran cambio en torno a esta estancia que si bien en muchos casos antes era una estancia de paso, con los meses se convirtió en un lugar de encuentro y disfrute, pues no pocos se han convertido durante estos meses en chefs amateurs y auténticos gourmets. Por supuesto, toda reforma o mejora del hogar supone un desembolso de dinero que no siempre se tiene o del que no se desea prescindir, aunque se tenga, por lo que buena parte de las personas optan por pedir préstamos con ASNEF para realizar la reforma soñada o para cualquier otro tipo de necesidad o incluso capricho que se pueda tener. No obstante, el confinamiento hizo que algunos decidieran cambiar para siempre su estilo de vida, optando por abandonar sus pisos en las grandes urbes y poniendo rumbo a viviendas unifamiliares en entornos rurales.

Artículos relacionados