Gánale la partida al polvo




La típica lluvia lagunera provoca acumulaciones de polvo en nuestros hogares, pero siempre hay una forma de ir un paso adelante.

En Torreón y en toda la Comarca Lagunera, estamos habituados a las tolvaneras que tras su paso, dejan el interior de las casas lleno de una fina capa de polvo que se extiende hasta los rincones más escondidos del hogar. Para combatirlo el equipo de TRIO reunió una serie de tips para facilitar la vida a la hora de hacer la limpieza y además, evitarán que la acumulación de tierra se dé tan rápido. Antipolvo, la herramienta indispensable No utilices un paño de tela seco, porque lo único que lograrás será echar a volar el polvo por todos lados. Para una buena limpieza, comienza aplicando el antipolvo por la parte alta de los muebles y termina con las de abajo, para no empolvar lo que ya está limpio. Si no has comprado un aerosol para este propósito ¡puedes crear el tuyo! Usa: 1 taza de agua, 1/4 de taza de vinagre blanco y dos cucharaditas de aceite de oliva y recuerda aplicarlo con un aerosol. ¡Ojo! esta mezcla se recomienda únicamente para muebles de madera. Utiliza un trapo de microfibra Una gamuza o trapo de microfibra es un buen remedio para eliminar el polvo mucho antes que un paño de un material convencional.  Suele quitar el polvo de inmediato y se queda en el propio trapo sin que las partículas queden dispersas en el aire, que es algo bastante común. Para quitar más polvo y limpiar menos, ventila la casa Abre las ventanas por habitaciones, para que el polvo no se mueva y esté 'controlado'. Si lo haces a primera hora de la mañana, el aire será más limpio. Con unos 10 minutos es suficiente. Una vez que pase el tiempo requerido, cierra las ventanas, así no se moverá el polvo al limpiar. Lava alfombras y cortinas Las alfombras, las cortinas y la ropa de cama resultan lugares donde el polvo se acumula. Por ello, debes aspirar las alfombras regularmente y sacudir o airear las camas. Las cortinas deben ser lavadas varias veces al año y al volver a colgarlas, es aconsejable hacerlo cuando todavía estén húmedas para evitar arrugas antiestéticas. ¿Qué puedes hacer para evitar tener tanto polvo en casa? Usar laca en los muebles provoca que la suciedad se adhiera más. Lo más recomendable es que uses las nuevas pinturas antipolvo. Las decoraciones excesivas guardan polvo. Mejor que sean sencillas, con pocas cosas y dejando libres las esquinas. Si tienes muchas alfombras, sabrás que parecen tener un imán para el polvo y las bacterias. Evítalas sobre todo en dormitorios infantiles y, en donde haya, aspíralas a con frecuencia.

Artículos relacionados