Estudio revela que 30 % de empresas implementarían trabajo remoto de hasta por dos días y 15 % home office permanente




Para el primer trimestre del 2022, las compañías implementarán esquemas de trabajo semipresenciales en su mayoría, bajo la dinámica de laborar dos días desde casa y el resto con presencia en las oficinas.

1509007

Así lo revela un estudio de Talent Solutions de Manpower, firma especialista capital humano, en colaboración con Everest, donde se identificó que las empresas del país comienzan a acoplar la tendencia global de impulsar el formato híbrido 3-2-2, que consiste en tres días en oficina, dos fuera del lugar de trabajo y dos días de descanso.

Las áreas más afines al trabajo semipresencial son aquellas con un considerable número de puestos, que no requieren contacto físico en sus actividades, y las que puedan realizar las inversión necesaria para dar soporte a los colaboradores a distancia.

De acuerdo con la consulta realizada a los empleadores en México, las áreas que más se beneficiarán de este esquema laboral son finanzas y contabilidad, tecnologías de la información, recursos humanos y administración.

Casi el 30% de los empleadores en México consideran implementar una dinámica de trabajo remoto desde casa hasta por dos días, y hasta un 15% optaría por un home office permanente. El área con mayor tendencia a ajustarse al modelo híbrido es administración y apoyo a la oficina, ya que el 30% de los patrones plantean formatos de trabajo con trabajo a distancia hasta por dos días a la semana, y el 28% hasta con tres días de home office.

En áreas como tecnologías de información y recursos humanos, a pesar de tener una tendencia de 51% y 55%, respectivamente, para laborar bajo dinámica semipresencial, entre el 31 y 30% de los empleadores en estos departamentos consideran que es necesario que sus actividades sean realizadas en las instalaciones de la empresa en su horario habitual, siendo las tendencias más altas individualmente para estos puestos.

Las áreas menos proclives, o que no realizarán cambios en los formatos de trabajo, son ventas (de primera línea), recepción y atención al cliente, así como producción y manufactura, pues los empleadores mexicanos consideran que necesitan realizarse de manera presencial.

A su vez, 42% de los patrones regresarán a la jornada presencial a sus trabajadores de ventas y el 66% retomarán el trabajo presencial absoluto para sus colaboradores en las áreas de manufactura y producción.

El estudio plantea que, con el avance en la vacunación y la reapertura de servicios, las organizaciones precisan ejecutar nuevas maneras de incorporar su fuerza laboral, a la par de redefinir los espacios laborales con la meta de convertirlos en puntos de encuentro para el trabajo en equipo.

Artículos relacionados